UN AÑO MAS DESDE QUE GARIN FUE COPADO POR LOS MONTONEROS.

SE CUMPLIÓ UN AÑO MAS DE LA TRÁGICA TOMA DE LA CIUDAD DE GARÍN, DONDE SE COPARON LUGARES CLAVES PARA INMOVILIZAR A LA CIUDAD Y PODER ROBAR EL BANCO PROVINCIA, DONDE MATARON A UN POLICÍA.

 

El dueño del Bar “El Farolito”

Hace ya muchos años, la ciudad de Garín, fue participe de un hecho que quedo marcado en la historia de la ciudad, donde el desenlace fue muy trágico, y a pesar de eso no se lo recuerda como debería ser recordado, para que eso no vuelva a pasar nunca mas y que sepamos en relación a nuestra propia historia, decidimos publicar este informe.

Ayer, se cumplieron 47 años de la toma de la ciudad de Garín, y nuevamente queremos publicar un informe relacionado al mismo, para que nos demos cuenta de lo que sucedió en nuestra ciudad, cuando Garín fue la noticia en todo el país.

Allá por al año 1970, mas precisamente el 30 de julio, amaneció como un día soleado y en apariencia iba a ser un día mas, igual como todos los días en un pueblo como Garín en ese entonces, muy tranquilo, donde hacia 1970 contaba tan sólo con 35 manzanas pobladas con aproximadamente 30.000 habitantes.
EL INGRESO A GARÍN

Av. Belgrano y Hernandez ingreso a Garín.

Esa mañana, todo transcurría en calma, nadie presuponía lo que luego sucedió, lo inesperado que puso a Garín en boca de la prensa nacional, de una forma involuntaria, ya que decenas de personas pertenecientes a la FAR (fuerzas Armadas Revolucionarias), ingresaron a la ciudad con un solo objetivo, darse a conocer como grupo armado, ya que esa era su primer incursión de este tipo.
Esa mañana soleada del 30 de julio de 1970, desde distintos puntos de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires, siete choferes de remises y fletes, fueron dirigidos por sus pasajeros por la ruta Panamericana hasta nuetra ciudad, todos se reunieron en el puente de acceso a Garín.
A través de rápidas y precisas maniobras, todos fueron reducidos por sus clientes, que luego de amordazarlos y atarlos, los introdujeron en la caja de una camioneta Ford F- 350.
Mientras tanto, un grupo de hombres y mujeres jóvenes elegantemente vestidos, comenzó a recorrer las calles de Garín simulando vender oleografías, a lo largo de casi tres horas se dedicaron a observar detenidamente el lugar y a corroborar algunos datos.

Bruno Torasso, el radio aficionado.

No obstante a eso, estos sujetos fueron vistos varias veces, unos días antes, en el bar que se encontraba frente al banco, por lo que se deduce que estaban estudiando los movimientos del banco y la ciudad.
Ejecutadas estas dos acciones de manera simultánea y sin aparente conexión entre sí, se ponía en movimiento un espectacular plan que sacudiría la habitual tranquilidad de Garín.
Pasado el mediodía, mediante una operación armada perfectamente sincronizada, alrededor de 40 personas pertenecientes a una organización hasta entonces desconocida, controlaron simultáneamente los puntos neurálgicos del pueblo durante aproximadamente 50 minutos.

La comisaria, después de la toma.

Para emprender el copamiento se organizaron en comandos que actuaron de manera autónoma pero reportándose a través de modernos “walkies talkies” con una instancia central.
INCOMUNICAR A GARÍN
El primer objetivo era la Empresa Nacional de Telecomunicaciones, ubicada frente a la estación del Ferrocarril Mitre, sobre el Boulevard Pte. Perón (Ex Henry Ford), al lado del conocido bar de Chiflo. Allí estacionó, apenas pasada las 13hs., una camioneta con un cartel que indicaba “ENTel (Servicio Contratado) RP. 14”, de ella descendieron un hombre y una mujer, que se dirigieron a la vivienda de los caseros, lindera al establecimiento, donde se presentaron como trabajadores de ENTel, diciendo

La enfermera que vio morir a Sulling.

que tenían la tarea de realizar un censo, esta pareja fue atendida por la empleada de limpieza de la empresa, que aceptó responder a sus preguntas e ingresaron a la vivienda.
Por espacio de una hora le realizaron un cuestionario y conversaron con ella sobre temas muy diversos; de hecho, a la empleada le resultó un tanto extraño que el joven indagara sobre las ideas políticas de su hijo, al rato llegó un tercer hombre que también se identificó como miembro de ENTel y le solicitó a la empleada la llave de la oficina central, que por ser mediodía ya había cerrado sus puertas, de esta manera, los tres integrantes del grupo comando pudieron ingresar a las dependencias y tras encerrar en el baño a un empleado que se encontraba allí, cortaron con un serrucho el cable maestro de las comunicaciones.
Paralelamente, otro de los comandos integrado por una pareja de jóvenes se dirigió a la vivienda de Bruno Emilio Torazzo, ubicado sobre la calle Las Heras entre Larroca y Padre Perna (Ex Italia), donde hoy funciona la ferreteria Torazzo, el único radioaficionado del pueblo que poseía un equipo con el cual podía comunicarse con localidades vecinas.
Se presentaron como inspectores de ENTel, le explicaron que venían a tomar los datos de su radiotransmisor y tras ingresar a la vivienda, inmovilizaron al núcleo familiar, para luego destruir el aparato, de esta manera, Garín quedaba totalmente aislado y se cumplían los primeros pasos del operativo.
CORTAR LOS ACCESOS TERRESTRES
Mientras tanto, cerca de las 13:40 hs., otros dos

La estación de Garín.

tomaron estratégicamente el control de las principales vías de acceso a Garín, el objetivo era impedir la salida de vehículos, que al sospechar lo que sucedía en el pueblo, pudieran poner en aviso a destacamentos policiales cercanos.

Uno de los comandos se ubicó en la intersección de Avenida Belgrano y calle Salvo, paso fundamental de ingreso al pueblo, frente a la residencia infantil de OPROVI (en esa época, hoy ya fue demolida), allí, cinco hombres armados, cuatro de los cuales vestían uniformes policiales, comenzaron a detener el tránsito en una calle lateral impidiendo la salida a Capital Federal, por el Acceso Norte, dando diferentes excusas a los conductores, como estar realizando procedimientos para apresar asaltantes que estarían en la zona, los falsos policías obligaban a los conductores a permanecer dentro de sus vehículos en fila, después de retenerles la documentación y las llaves de los automóviles.

Julio Pereyra, uno de los testigos de la huida de los delincuentes..

Una vez bloqueado el tránsito en esa intersección, uno de los supuestos oficiales se acercó hasta las instalaciones de OPROVI (Hoy el Supermercado COTO) y con “modales finos” y “acento porteño”, según testimonios de testigos, le solicitó el teléfono a la señora de Encina, esposa del director de la institución, para comunicarse con sus “superiores”, cuando su verdadero objetivo era constatar que Garín ya se encontraba incomunicado.
Mientras tanto el otro comando, conformado por cinco hombres armados, uno de los cuales vestía uniforme policial, se había apostado en la Avenida Márquez, actual Fructuoso Díaz, con el objeto de bloquear la salida de vehículos hacia la ruta Panamericana acceso Pilar. Allí, el hombre mantuvo un extraño diálogo con un camionero de apellido Heredia, al que luego de impedirle salir del pueblo le dijo: “El general nos está dando más trabajo ahora de muerto que cuando estaba vivo”. Ante la perplejidad del camionero que le preguntó a qué general se refería, aquél contestó “Al general Aramburu”. Ese mismo comando, además de impedir la salida de automóviles por la ruta Panamericana, tenía otra tarea: vigilar a los siete choferes de los vehículos que habían sido incautados al inicio de la operación y que continuaban encerrados en la parte trasera de la camioneta Ford F-350.
En paralelo con el control de las principales vías de salida, otro grupo estaba encargado de vigilar la estación del Ferrocarril Mitre, el objetivo era controlar el lugar y prever posibles dificultades frente a la llegada de un tren con pasajeros.
Luego de merodear un tiempo por el lugar, una de las parejas ingresó a la oficina del jefe de la estación y solicitó un formulario para enviar un telegrama a Capilla del Señor, después de redactar el mensaje y de abonar la tarifa se retirarían sin dificultades en un Rambler celeste, pese al arribo de un tren no consideraron necesario tomar la estación.
COPAMIENTO DE LA COMISARIA

Simultáneamente otro comando había puesto en marcha una de las acciones más audaces del operativo: la toma de la comisaría, se presentó un supuesto médico, con una tarjeta identificatoria que decía “Dr. Krause”, que iba acompañado por una mujer vestida como enfermera de la Cruz Roja. Fueron atendidos por el suboficial de servicio al que le manifestaron que habían ido a verificar el estado de salud de los niños alojados en OPROVI y que querían “abrir comisión”, trámite usual entre algunos trabajadores estatales bonaerenses que consistía en dejar asentada su presencia en el libro de guardia, cuando el suboficial se dispuso a buscar el libro, la mujer sacó una ametralladora que ocultaba entre sus ropas, el supuesto médico también exhibió su arma, y juntos lo encadenaron de pies y manos, lo encapucharon y lo obligaron a permanecer en el suelo boca abajo. A continuación hicieron lo mismo con un agente que se encontraba en otra habitación de la comisaría revisando expedientes, ya con la situación bajo control ingresó el resto del comando, para comenzar a apropiarse de las armas y los uniformes policiales que se encontraban en el lugar, también se dedicaron a pintar con aerosol negro en las paredes del destacamento policial una consigna que posteriormente se observaría en diversos lugares del pueblo: “Libres o muertos, Jamás esclavos, Fuerzas Armadas Revolucionarias”.
ROBO AL BANCO Y MUERTE DE SULLING

La esposa e hijas del policía Sulling, cabo 1° pos morten.

Mientras tanto, a pocas cuadras de la comisaría, una camioneta amarilla había estacionado frente al Banco de la Provincia de Buenos Aires, donde se produciría un hecho trágico, del vehículo descendieron un hombre y una mujer -vestida con minifalda y botas negras- que se aproximaron con actitud desafiante al cabo 1º Fernando Sulling, de guardia en la puerta del banco, sospechando que se trataba de un asalto, el policía desenfundó su arma reglamentaria y luego de un forcejeo, los jóvenes lo hirieron en el estómago.
La señora Sara Solarz de Osatinsky, una vieja terrorista argentina de las FAR, que actuó con varios nombres de guerra: Kika, Lita, Jenny, Marie, etc.
Allí, ella misma, asesinó al cabo de la policía de Buenos Aires, Esteban Fernando Sullings. quien vivio en Ginebra, Suiza por muchos años.
Junto con otra pareja que se acercó, cargaron al policía e ingresaron al banco donde ya se encontraban los otros cuatro integrantes del comando, una vez adentro, les manifestaron a los presentes: “Como Uds. comprenderán, esto no es contra los bancarios, esto es un asalto evidentemente político para derrotar al régimen que actualmente nos gobierna, por lo tanto pido a Uds. que no colaboren con la policía”.
Luego de ser intimados con armas de fuego, el personal del banco, los clientes que se encontraban allí, el cabo herido y otros policías de custodia fueron atados con cadenas y encerrados en una oficina del establecimiento.
Pese a ello, según algunos testimonios todos fueron tratados con corrección, para asegurar que el asalto se realizara con éxito, simultáneamente una pareja de jóvenes había entrado al restaurante “El Farolito”, ubicado frente a la institución crediticia, y encerrando a los parroquianos y a los dueños del lugar en la cocina, cuando la pareja se retirara del lugar, la recaudación del día permanecería intacta en la caja del local.
Mientras tanto, en el interior del banco todo se desarrollaba con celeridad: algunos pintaban consignas, otros se apoderaban del dinero disponible en las ventanillas y el resto le exigía al gerente que les entregara la llave del tesoro principal, este les manifestó que se encontraba en la comisaría por lo que cuatro miembros del comando lo obligaron a dirigirse con ellos al destacamento policial, que por entonces ya estaba tomado, cuando llegaron a la comisaría el grupo de rehenes se había incrementando, ya que dos vecinos de Garín que habían ido a denunciar lo que sucedía en el banco se encontraban también maniatados.

ABANDONO DE GARÍN
Una vez que tuvieron la llave del tesoro en su poder regresaron al banco, sin embargo, en el momento en que se disponían a abrir la caja fuerte recibieron la orden de abandonar el pueblo a toda prisa, se estaba produciendo un tiroteo entre el grupo que controlaba el Acceso Norte, frente a OPROVI, y fuerzas policiales provenientes de Ingeniero Maschwitz y General Pacheco que acababan de llegar a Garín.
La información había sido brindada por un vecino que logró comunicarse telefónicamente desde la ruta poniendo en aviso a las delegaciones policiales cercanas, cuando los oficiales llegaron al lugar fueron recibos por una ráfaga de ametralladora cuyos proyectiles produjeron perforaciones en los patrulleros y la pinchadura de los neumáticos, pensando que se trataba de una comisión que había
Arribado antes, uno de los oficiales a cargo gritó “¡No tiren que también somos policías!”.
Pese a la advertencia los falsos uniformados continuaron disparando pero, según José Ottonelli, uno de los conductores allí detenidos, “parecía que lo hacían hacia abajo, como tratando de no herir a los policías”, ante la confusión y sin posibilidades de enfrentar su mayor poder de fuego, los policías se rindieron con las manos en alto tirando las armas al suelo, no obstante, ante la llegada al lugar de otros móviles policiales, el comando emprendió velozmente la retirada por el Acceso Norte.
Para ese entonces el resto de los comandos ya había abandonado raudamente Garín
llevándose el botín: $3.316.628 pesos ley 18.188, 7 pistolas de diverso calibre, cuatro revólveres, dos metralletas, cargadores, chapas y uniformes policiales. Los que actuaron en el Banco, ENTel y la comisaría abandonaron el pueblo en dirección a la Panamericana, con rumbo a la Capital Federal, por su parte, el Rambler ocupado por la pareja que había controlado la estación de ferrocarril tomó la ruta 3 en dirección a Tortuguitas.
Por último, el comando encargado de bloquear la salida de vehículos por Avenida Márquez (actual Fructuoso Díaz), huyó por la Panamericana a bordo de diversas camionetas, en una de las cuales permanecían todavía cautivos los conductores reducidos por la mañana, la que seria abandonada, junto con los rehenes, en la cercana localidad de Boulogne, alrededor de las 15:30 hs., un inspector municipal de San Isidro al notar movimientos extraños dentro del vehículo encontró a los choferes y los desató, un vecino del lugar contó que los conductores le dijeron, que los captores los habían “tratado muy bien” y que “sólo les habían quitado sus automóviles pero no su dinero ni sus alhajas”.
Mientras tanto, los habitantes de Garín que habían sido maniatados en la comisaría y en el banco también comenzaron a ser liberados, los primeros, mediante la ayuda de una enfermera que había ido a la comisaría para denunciar el asalto al banco, de un empleado de ENTel y otro vecino, los apresados en el banco, gracias al auxilio de diversos vecinos y del dueño de un taller mecánico que facilitó unas tenazas. Inmediatamente, el chofer de la ambulancia del Centro de Salud de Garín que había permanecido maniatado en el banco con Sulling llevó al cabo, todavía vivo, a un hospital de Escobar, quien moriría muy poco tiempo después.
Alrededor de las 14:30 hs. las calles del pueblo habían quedado cubiertas de panfletos, en los mismos podía leerse: “Después de algunos años de acción anónima, asumimos hoy en Garín nuestra identidad política y como Fuerzas Armadas Revolucionarias proclamamos…”
La toma de Garín había concluido, dejando atrás una conmoción total y la trágica muerte del Cabo Sulling de la policía de la Provincia de Buenos Aires, quien fue ascendido pos mortem a cabo 1º.
Para concluir este informe especial, dialogamos con algunos vecinos que formaron parte involuntaria de este hecho y relataron a EL GARINENSE sus vivencias y recuerdos de aquel momento.
Primero dialogamos con Osvaldo Suárez, del barrio El Triangulo a quien le preguntamos si recordaba algo de lo sucedido, “Aquel día ocurrieron una sucesión de hechos extraordinarios y quedo en la memoria de los lugareños como “La toma de Garín”. Creo recordar que fue un día claro y luminoso, nadie sospechaba cuanta tragedia nos depararía”
“Poco después de las dos de la tarde regresaba desde mi trabajo, en mi bicicleta, por la colectora Oeste que aun (y por muchos años mas) era de tierra desde el puente de Alba, y al ingresar a la Av. Belgrano me encontré con un gran numero de policías y varios coches detenidos, me detuve por unos minutos y al comprobar que no seria interceptado avance lentamente por la Avenida, encontrando algunos grupos de personas que curioseaban y comentaban lo que estaba sucediendo.
Me detuve y pregunte ¿que pasa?, la respuesta fue ¡TOMARON GARÍN!, enseguida me entere de dos novedades mas, los policías que había dejado atrás, no eran policías, eran miembros de Montoneros y además, habían asaltado el banco Provincia que entonces estaba en la esquina de la Av. Belgrano y Víctor Manuel III, en aquel asalto murió el Cabo Fernando Sulling, herido de un balazo, quien fue ascendido post mortem a Cabo 1º, es en un homenaje que esa calle hoy lleva su nombre.
Para asegurar el éxito de aquella operación los Montoneros, tomaron el Destacamento Policial, La Delegación Municipal, La estación del Ferrocarril y la central telefónica que estaba en un local en el Boulevard Henry Ford (hoy Pte. Perón) al lado de Chiflo.
Los Montoneros escaparon por la Av. Márquez, ahora Fructuoso Díaz, dejando un camión con las cubiertas destrozadas, cruzadas sobre el pavimento.”, la charla con este vecino seguía y nos transportaba a esos días, quien siguió diciendo “De aquel día queda el recuerdo de algunas anécdotas que seguramente perduran en la memoria de aquellos habitantes de Garín, una de ellas cuenta que un vecino que a punto de ingresar a la ciudad, advierte que algo ocurre (entonces el puente no existía y había una rotonda) sigue de largo y da el alerta a la comisaría de Maschwitz, luego de lo cual regresa a Garín y al entrar informa a los supuestos policías, que ya vienen refuerzos, le indicaron proseguir y lo detuvieron al llegar al Banco.”
Pensamos que concluíamos la charla pero nos dijo “ahh otra, frente al banco, donde ahora esta Cocheria Paraná, estaba un antiguo café, “EL FAROLITO”, en ese lugar se reunieron algunos Montoneros, antes de efectuar el asalto, Otra, se dice que quien ultimo al Cabo Sulling fue la Famosa guerrillera Norma Arrostito”.
Concluida la charla seguimos buscando testigo de lo ocurrido y llegamos hasta el centro de la ciudad donde dialogamos con otro vecino que vivió de cerca lo sucedido ese 30 de julio, Ricardo Fabbro, quien nos recibió en su ferretería ubicada en la calle Las Heras 551.
Ricardo nos decía “mis tíos vivieron lo que sucedió ese día, ellos tenían una radio, ya que eran radios aficionados y también estaban atendiendo el taller de perforaciones que tenían” también nos comentaba que Bruno Torasso y sus padres de 70 años se encontraban en el lugar cuando se apersonaron varias personas para ingresar a la viviendo y sacarles el micrófono y de esa forma no poder comunicarse con alguna persona fuera de Garín.
Le preguntamos si se produjo algún tipo de rotura de los equipos, ya que en muchos lugares se hablaba de que rompieron el equipo de radio a lo que nos respondió “no de ninguna manera, solo sacaron el micrófono para que no se transmita y fueron muy amables no fueron agresivos para nada”.
Todo esto sucedió alrededor del medio día, nos decía, ya que él se entero de lo que sucedido, una vez que llego de su trabajo, cerca de las 17 hs. también nos comentaba que el que vivió todo de cerca fue su hermano José Luís Fabbro (actual Pte. del Consejo Escolar), quien se encontraba con sus tíos y abuelo en ese momento.
Nuestra investigación prosiguió y llegamos hasta otras dos viviendas del centro, sobre la Av. Belgrano donde hablamos con José Ottonelli y Pedro Brunengo (Chiche), José nos decía “Recuerdo que ese día entro mucha gente a Garín y nos llamo la atención que a las 8:30 hs. entraron varias camionetas que decía al servicio de ENTel”, la charla continuaba y José se remontaba a esa época diciendo “junto a un grupo de amigos Cesar, Beya, Jorge Constanzo, Jorge Pascualli, Luís Mendoza, teníamos una agrupación fierrera, La primera y única en la zona que se llamaba “La Chaveta Floja”, el domingo previo a la toma realizamos un almuerzo para la presentación de un auto de competición”, por lo que el día de la toma se juntaron para devolver las cosas que les prestaron para el almuerzo y observaron movimientos raros y dijeron “asaltaron el banco”, por lo que decidieron ir a la comisaría de Maschwitz, le preguntamos porque ir a maschwitz y no en Garín “…….”
“Salíamos de Garín y en la intersección de la Av. Belgrano y José Hernández nos detuvo la policía, nos desviaron por Hernández hacia Alvear y allí nos sacaron las llaves de los autos y no nos dejaban bajar de los coches, estuvimos media hora parados en el lugar, hasta que llego la policía de Maschwitz en las patrullas que eran las viejas estancieras, las patrullas pasan por el medio de la barricada que había en la Belgrano y se escucha una terrible balacera, los montoneros tenían ametralladoras”.
Las patrullas se detienen a la altura de la farmacia Ciarliero y sigue el intercambio de balas, por lo que en ese momento los subversivos desaparecieron del lugar, “nos dejaron las llaves tiradas en la esquina de Belgrano y Hernández”.
José recordó algo mas que vio ese día “antes de que llegara la policía de Maschwitz, recuerdo que de la panamericana venia un efectivo de la federal uniformado, ya que el puente no existía en esa época, lo empujan y lo tiran al piso de la vereda del actual anexo del polideportivo, boca abajo y le quitan el arma y el lugar tenia un alambre perimetral, donde lo tiran por encima del cerco hacia dentro del predio”
Y concluía la charla diciendo 2despues nos enteramos que en Garín estuvieron las cabezas de Montoneros, Gorriaran Merlo, Abal Medina, Norma Arrostito, Firmenich y Galimberti”.
Después siguió nuestro recorrido para dialogar con Pedro Brunengo (Chiche) y nos decía “ese día volví al medio día de la fabrica donde trabajaba (Everready), y un vecino nos dice están asaltando el banco, por lo que intentamos hablar por teléfono con la comisaría, y mi suegro dijo put. cuando uno necesita estas cosas no andan, (el vecino no sabia que los integrantes de la FAR ya habían cortado las comunicaciones)”
Debido a que no se pudo comunicar con el destacamento, Chiche y su suegro se subieron a un viejo citroen y se van al destacamento, cuando llegan, ven a un ford Taunus de otro vecino pero en marcha, “entramos y cuando dije vengo tenia armas apuntándome por todos lados y vi muchas pintadas en las paredes del destacamento que decía FAR, ERP, Montoneros”.
“estaban todos tirados en el despacho del comisario, atados y con capuchas y me dicen, tirate al piso, me tire atrás del sillón y escuchaba que decían operación 1, 2, banco después decían no tenemos mas nada acá hay una cuerda, atalo y me ataron y me pusieron un sombrero del comisario”, “mira esperaba el tiro en cualquier momento, cuando nos dicen, no se mueva nadie en 10 minutos”, “pude desatarme y salí del lugar, me subí al taunus y me fui mi suegro no estaba mas con el citroen, no se como hizo, porque el no sabia manejar”
“mira a media cuadra del banco se estaba construyendo la primer casa de alto en Garín de la familia Iuale, por lo que había mucho escombro sobre la vereda, algunos vecinos se agolparon en el lugar y comenzaron a tirarles piedras a los montoneros”, una vez que se fueron los montoneros, comentaba que a la hora Garín fue invadido por helicópteros, militares y policías.

Alberto Blanco.