LO HABRÍAN MEDICADO MAL Y EMPEORO SU SALUD

UN VECINO DE LA CIUDAD DE GARÍN, QUE SE DESEMPEÑA COMO PREVENTOR, FUE A HACERSE ATENDER A LA UDP POR UN MAL ESTAR Y TERMINO CON UNA PANCREATITIS, APARENTEMENTE PROVOCADO POR UNA MALA ADMINISTRACIÓN DE UN MEDICAMENTO.

 

Lamentablemente un vecino de la ciudad, esta pasando por una delicada situación de salud, que según sus familiares se debería a una mala praxis de médicos de un centro asistencial local, por lo que ya esta tomando intervención el sindicato ATE, ya que el vecino es empleado municipal.

En dialogo con familiares de Eduardo Navarro, quien se desempeña como preventor en el municipio, nos comentaban que el hombre de 33 años de edad, comenzó a sentirse mal el pasado martes, por lo que decidieron acercarse a la UDP local, para que sea atendido por profesionales de la salud.

Lamentablemente para el vecino, la atención del medico no estuvo muy acertada, ya que según nos seguían comentando los familiares, le habría diagnosticado algo que no tenia el vecino y lo medicaron erróneamente complicando la salud del hombre.

El relato de uno de sus familires nos decia que Navarro comenzó a descomponerse el pasado martes, lo que lo llevan a la UDP de Garin, donde fue atendido por uno de los médicos del lugar, cuya identidad no fue revelada, quien reviso  al vecino y le diagnostico “gastroenterocolitis”, por lo que le recetan una pastilla y lo envían de nuevo a su domicilio.

El cuadro del vecino no cambiaba, por lo contrario empeoro con mas fiebre, vómitos y diarrea, por lo que el miércoles es llevado de urgencia al mismo centro asistencial garinense, nuevamente lo atiende el mismo facultativo que lo atendió el día anterior, por lo que la esposa de Navarro le solicita que le hagan estudios y que le coloquen suero porque lo veía mal.

El medico lejos de aceptar el pedido de la mujer le dice que solo tiene que tomar mucho liquido, la esposa sale de la UDP para hablar por teléfono con otro familiar, momento que la llaman desde adentro del centro asistencial, para decirle que su marido se había descompensado y la presión llego a 7 por lo que recién allí le colocan suero.

El jueves mejora un poco, y la esposa lleva el certificado a la medicina laboral, por lo que el medico, con razón le dice que el como medico laboral tiene que ver al a la persona, por lo que el viernes Navarro se dirige a la prestataria laboral, pero no se encontraba el medico, pero lo atiende una doctora, quien le dio el alta que había dejado el medico a lo que Navarro le dice “¿el alta?, te estoy diciendo que no me siento bien , que me siento muy mal” a lo que la medica le responde “no se tenes el alta”

Navarro y su esposa se retiran de la medicina laboral y debido al mal estado de Navarro se dirigen a la Clínica Fatima de Escobar, que al llegar “los médicos se asustan al verlo tan amarillo” nos relata un familiar, por lo que lo internaron de inmediato y de urgencia.

Luego de realizarle una serie de estudios los médicos de la Clínica le diagnostican “principio de pancreaatitis aguda”, que según comentaron habría sido causado por una aparente mala medicación recetada por el medico que lo atendió en la UDP, la que le perforo la vesícula y salio uno de los cálculos alojado allí, y se alojo detrás de los intestinos.

Debido a toda esta situación, tomo intervención el gremio ATE, al que esta afiliado Navarro, por lo que los delegados ya se pusieron al tanto de todo y ya habrían solicitado alguna reunión con funcionarios del municipio, para que se tomen medidas con los médicos que habrían ocasionado esto.

El estado actual del vecino es reservado, ya que el páncreas esta inflamado y esperan que evolucione bien para luego poder intervenirlo quirúrgicamente, pero por lo pronto se encuentra estable, internado en el tercer piso de la Clínica Fatima.